top of page

CÓMO AYUDAR A LOS NIÑOS QUE ENFRENTAN UN DESASTRES

niño y desastre.png

Los desastres pueden ocurrir repentinamente sin ninguna señal. Pueden obligarnos a dejar atrás nuestra casa, nuestras pertenencias o atraparnos en edificios. Estos eventos pueden confundir a adultos y niños.  Los niños responden al entorno y a la reacción de los adultos, reaccionando así a las señales de estrés enviadas por sus padres.  Incluso pueden pensar que sus padres están demasiado ocupados resolviendo la situación que no tienen tiempo para escuchar sus miedos, inquietudes y preocupaciones. es muyEs importante identificar las señales de miedo en nuestros hijos para atenderlos correctamente.

¿Cómo responde un niño ante un desastre?

 

Los niños están acostumbrados a una rutina diaria:  se despiertan, desayunan, van a la escuela, juegan con sus amigos, etc. Cuando un desastre altera su rutina, los niños SÍ se ponen ansiosos, temerosos y angustiados:

RECORDAR

 

Es importante mostrarle a su hijo que no está solo y que alguien (¡¡ese es USTED!!) está preocupado por su seguridad, sus sentimientos y sus pérdidas en un momento de EMERGENCIA.

 

Mantenga abierta la comunicación y brinde la oportunidad de que su hijo se sienta útil; permítale ayudar según su edad y capacidades.

 

Consulta con un profesional sobre problemas de salud si crees que tu hijo es incapaz de resolver sus sentimientos con tu ayuda.

niño y mamá.jpg
  • Si usted está alarmado, su hijo se asustará más porque pensará que el peligro es REAL.

  •  Si usted se siente abrumado por el sentimiento de pérdida, sus hijos sentirán profundamente el doble que usted.     

  • HABLA con tu hijo, bríndale información sobre lo que está pasando y sé HONESTO.

  •  El miedo y la ansiedad de un niño pueden alimentarse de su propia imaginación; Esto es muy cierto si el evento es nuevo y nunca antes se había experimentado (terremoto, tormenta, tsunami, etc.).

  •   Comunícate de forma sencilla según la edad de tu hijo.

 

Los niños temen:

 

      El evento volverá a ocurrir.

      Alguien morirá o resultará herido.

      Serán separados de su familia.

      Se quedará solo.

 

Observe la siguiente conducta:

 

      Comportamiento extraño como:  llanto, agresión y rabietas.

      Falta de autoestima, provocando así depresión.

      Comportamiento regresivo como:  chuparse los dedos o mojar la cama.

      Problemas físicos como: resfriados, reacciones cutáneas, dolores de cabeza, alergias o síntomas de gripe.

 

¿Como puedes ayudar?

 

  •  Desarrollar un plan familiar de emergencia.

  •  Enséñele a su hijo a reconocer señales de peligro:  alarmas contra incendios, detectores de humo, sonidos de emergencia (sirenas y bocinas).

  • Explique CÓMO y CUÁNDO pedir AYUDA.

  • Enséñele a su hijo la información personal básica, como apellidos, dirección, número de teléfono y números de teléfono celular, y DÓNDE acudir en caso de una emergencia.

  •  Si su hijo es pequeño, haga una tarjeta de identificación.

 

Después del desastre

 

      Intenta calmar la ansiedad del niño.

      Mantenga unida a la familia, no la separe.

      Mantenga a su hijo informado de lo que está sucediendo y de lo que puede pasar más adelante.

      Utilice un lenguaje sencillo acorde a la edad y capacidades de su hijo.

 Tomado de las Directrices de la Cruz Roja  Americana

bottom of page